Notice: Undefined index: social_icon_position in /customers/5/4/0/abrahammolina.com/httpd.www/wp-content/plugins/wp-social-sharing/includes/class-public.php on line 30

Lo siento, pero hoy me tengo que poner localista. Y es que ayer mismo se presentaba la nueva identidad visual (me niego a llamar marca sólo al elemento gráfico de la misma) de Elche y el correspondiente plan de comunicación. Como no podía ser de otra manera, la nueva estrategia se apoyará en los social media para intentar, por enésima vez, convertir esta bendita ciudad en un “destino turístico de referencia“.

Cabe destacar que antes de la presentación tuvo lugar un interensante encuentro de bloggers y profesionales del sector turístico (se pueden ver algunas de las ideas más destacadas en el hashtag #sm4t), en el que los protagonistas ofrecieron de manera sintética algunas de las claves del futuro del sector turístico y su promoción en Internet.

Pues bien, parece que ahora tocaría hablar de redes sociales,marketing online,  turismo, los nuevos canales de comunicación… pero creo que vale la pena detenerse un pasito antes y reflexionar por qué nunca Elche ha sido una ciudad notoria y con imagen (las dos dimensiones fundamentales que definen el éxito de una marca) y por qué posiblemente seguirá sin serlo a pesar de que, personalmente creo que la ejecución del branding y la concepción del plan estratégico es acertada.

Reconocido el merito de los profesionales que van a poner en marcha este proyecto, yo me pregunto, ¿es posible crear una marca sin haber desarrollado antes un producto (por malo que sea)? Y por ende, ¿cuál es el producto turístico que ofrece Elche? De las conferencias de bloggers y profesionales del sector turístico que tuvieron lugar antes de la presentación de #visitelche me quedo con una idea de Jimmy Pons, “tener los recursos no es tener el producto“. En este sentido es importante definir un aspecto que creo que no se ha definido aun y que esperemos quede claro con la puesta en marcha de la nueva estrategia,  ¿a qué público nos queremos dirigir? A partir de aquí quizá podamos empezar a elaborar un producto diferenciado y a definir experiencias dirigidas a un grupo concreto. Sin esto, la “marca” es un cartel que no tiene donde ser colgado.

El otro gran mal endémico de esta ciudad creo que está aún más arraigado y puede que sea incluso más difícil de corregir. Es un problema que técnicamente podríamos definir como “identidad no proyectada“, que se traduce en una falta de notoriedad preocupante. Sí, es cierto, no se conoce lo que es Elche. Somos una ciudad tremendamente endogámica y no hemos sabido proyectar nuestro potencial más allá de Matola y Torrellano (a veces, incluso en las pedanías nos ha costado).  La “no capitalidad” siempre nos ha pesado y nos ha acomplejado, y  hemos sido incapaces de vender y transmitir lo que está ciudad es allende nuestras fronteras. Puede que así nos haya ido bien unas cuantas decadas, pero el  modelo que nos ha traido hasta aquí lleva tiempo agotado.

Nuevo logo, nuevo eslogan, nueva estrategia. Otra vez. A priori, parece que en esta ocasión se ha mejorado  lo que se había hecho hasta ahora en lo que tiene que ver estrictamente con la comunicación (lo cual no es difícil). En cualquier caso, mientras sigamos arrastrando esos problemas seculares creo que será difícil que consigamos poner a Elche en el lugar que le corresponde en el mapa, que en el fondo es de lo que  se trata.